¿Qué es el Pensamiento Visible?

El PV es una metodología que nace en el Proyecto Cero de Harvard. Sus principios son exteriorizar las habilidades de pensamiento, reconocer las disposiciones de pensamiento y así a través de éstas prácticas lograr un mejor uso de las estrategias de pensamiento en la vida diaria. Dicho en simple; mientras más ponemos en practica nuestro pensamiento y reflexionamos sobre él, mejores pensadores seremos. Para lograrlo, el equipo de Proyecto Cero, ideó una serie de rutinas simples y fáciles de implementar en la sala de clases.

1. El aprendizaje es una consecuencia del pensamiento.

La comprensión de los contenidos, e incluso la memorización del contenido, aumenta cuando los estudiantes piensan a través de, y con, la información y los conceptos que están estudiando.

2. El pensamiento no es sólo una cuestión de habilidades, sino también de disposición.

La receptividad, la curiosidad, la atención a la evidencia, el escepticismo, y la imaginación promueven un buen pensamiento (Perkins y Ritchhart, 2004; Perkins, Tishman, Ritchhart, Donis, y Andrade, 2000). Tales características tienen que ver no tanto con las competencias de una persona, como con la forma en que la persona invierte esas competencias. Los niños y los adultos a menudo subutilizan sus habilidades de pensamiento. En consecuencia, además de cultivar las competencias pertinentes, la educación debe promover una mentalidad abierta sobre una mentalidad cerrada, la curiosidad sobre la indiferencia, y así sucesivamente. Varios estudios apoyan este punto de vista de disposición de pensar.

3. El desarrollo del pensamiento es una actividad social.

En las aulas, como en el mundo, una interacción constante entre el grupo y el individuo. Aprendemos de los que nos rodean y nuestro compromiso con ellos. El carácter sociocultural de las aulas y las escuelas deben asegurar que el aprendizaje reflexivo es un fenómeno generalizado y no esporádico. Construimos conocimiento sobre el conocimiento de otros.

4. Fomentar el pensamiento requiere hacer visible el pensamiento.

El Pensamiento sucede sobre todo en la cabeza, invisible a los demás e incluso a nosotros mismos. Pensadores eficaces hacen su pensamiento visible, lo que significa que exteriorizan sus pensamientos a través del habla, la escritura, el dibujo, o algún otro método. Se pueden dirigir, mejorar y compartir esos pensamientos con otros El Pensamiento Visible hace hincapié en la documentación de pensamiento para la reflexión posterior.

5. La cultura del aula establece el tono para el aprendizaje y da forma a lo que se aprende.

Ocho fuerzas que moldean la cultura del aula:

  1. Rutinas del aula y estructuras para el aprendizaje.

  2. Lenguaje y patrones de conversación .

  3. Expectativas implícitas y explícitas.

  4. Distribución del tiempo.

  5. Modelado por los profesores y los demás.

  6. Entorno físico.

  7. Relaciones y patrones de interacción.

  8. Creación de oportunidades.

Dependiendo de su forma, estas fuerzas pueden apoyar o socavar el ritmo de aprendizaje reflexivo (Ritchart, 2002, 2007).

 

6. Las escuelas deben ser una cultura de pensamiento por y para los profesores.

Una experiencia fundamental de los profesores para generar las bases para nutrir el pensamiento y el aprendizaje en el aula son las comunidades de aprendizaje profesional dónde se realizan ricos debates sobre la enseñanza, el aprendizaje y el pensamiento. Los administradores necesitan valorar, crear y preservar tiempo a los maestros para discutir la enseñanza y el aprendizaje, basado en la observación del trabajo del estudiante.

Seis principios clave de este enfoque en las escuelas.

*Traducido de, “Teaching Students to Think” | páginas 57-61 | Febrero 2008 | Volumen 65 | Número 5 |